lunes, 2 de agosto de 2010

neonatos distroller


             Image and video hosting by TinyPic                                            


¡Alarma desde la central neonatal! Por causa de una "epidemia", muchos neonatos se quedaron sin llegar a manos de sus futuros papás. Estos graciosos muñecos de peluche que responden a los nombres de Chamoyada, Mentol, Plomo, Salmonela, Pasto, Uva, y sus hermanos menores, "los prematuros", Asfalto, Césped, Mentada, Chocomilk, Diarrea y Smog, no pueden ser adquiridos por el momento en las tiendas Distroller, pues otros muchos diminutos padres agotaron su existencia en el planeta Tierra.
Pero no todo está perdido, el 17 de enero de 2007 llegará con la cigüeña la nueva generación, corregida y aumentada: los non plus neonatos, que lloran, ríen y tienen una "piel" más suave. Santa y Los Reyes los pidieron mucho, pero por esta vez se los quedarán a deber a los pequeños.
El juguete codiciado
Los neonatos "retratan" a un recién nacido y hasta tienen el mismo peso, pero bien podrían ser los bebés de un marciano. Vienen con su pañal y les cuelga aún el cordón umbilical, con su respectivo curita. "Estos personajes reflejan lo que ocurre cuando tu nene llega al mundo, tal vez no es el más guapo, pero es el tuyo", explicó la diseñadora y primera progenitora de esta especie, Amparo Serrano.
Son la fascinación de niñas y niños alrededor de los siete años y hasta de chavos y chavas. Fueron pensados para hacer contrapeso a aquellos juguetes de alta tecnología que comen, orinan, caminan, disparan, y hacen un sinfín de "gracias".
La mamá de los neonatos los creó con mucho cariño, con la esperanza de que -aunque son un peluche y no hacen nada, absolutamente nada- los niños los quieran y aprendan a cuidarlos como si fueran un ser vivo. "Podría ser como un ensayo para ver qué tan cuidadosos son los pequeños con las mascotas, que requieren de toda nuestra atención y cariño", dijo Amparín.
En la primera de las 28 tiendas Distroller, ubicada en Prado Norte 525, Lomas de Chapultepec, la demanda diaria de neonatos es más o menos de 20. Y lógico, en esta época la demanda creció; tan sólo en dos horas, cinco personas llegaron a solicitarlos, pero se fueron con las manos vacías.
En un principio se consideraban como un producto artesanal, pues eran confeccionados a mano, sin embargo, tantas solicitudes han hecho que deban reproducirse en forma masiva.
De octubre de 2004 a la fecha se han vendido 28 mil 310 bebitos, hoy totalmente agotados.
La diseñadora inició con la idea de los neonatos desde temprana edad. A su madre, Amparo Espinosa Rugarcía, le parecía imposible que "esa cosa" pudiera gustarle a algún pequeño, pero hoy, este extraño bebé está en miles de hogares mexicanos, es protagonista de varios cuentos, aparece en la portada de discos dedicados a él, es imagen en calcomanías, tiene "familiares": los neonatos prematuros, que son sus primos segundos, y también están los neonatos lai o neolai, que más que juguete son un coqueto cojín.
El hospital neonatal
Otro de los atractivos que encierran los neonatos es su sanatorio especializado. A él acuden aquellos que por algún virus desconocido enfermaron de gravedad. Éstos se encuentran en algún apartado de todas las boutiques Distroller.
En él hay una enfermera que les pondrá alguna vacuna, les da medicina, o aplica cualquier remedio para que el bebé no muera por el contagioso padecimiento. También se pueden adquirir aquí los aditamentos que ayuden a su cuidado, como biberones, papillas, pastillas, jarabes y fórmulas, ropita, zapatos, cobijas, entre otros.
Serrano comentó que "el hospital neonatal se construyó porque los muñecos son como un ser vivo, que se enferman y necesitan de mucho cariño". Del igual forma es un buen aprendizaje para los niños, pues tienen que responsabilizarse de su "hijo", con la gran ventaja de que todo es ficción.
Algunas de las razones que da la diseñadora para tener un neonato en vez de un bebé real son que:
-Éste no nace por un parto doloroso, sino en las tiendas Distroller;
-Se alimenta pocas veces y nunca se queja de que no le gustó;
-Casi nunca chillan y por las noches duermen como piedra; no arrojan ninguna clase de deshecho ni gases malolientes
-Crecen lentamente y siempre te agradecen todos tus esfuerzos.
Para dar y regalar

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada